El Papel de las Finanzas y su Lugar en las Organizaciones

EL PAPEL DE LAS FINANZAS

En el siglo XXI, el desafío de las Finanzas será mayor que nunca, su evolución continuará y será difícil mantenerse al día, sin embargo lo permanente debe ser distinguido de lo temporal. La única constante en estos días será el cambio. Nuevas herramientas y tecnologías serán desarrolladas y adaptadas a los diferentes tipos de empresas, con el fin de disminuir los costos, mejorar los esfuerzos del mercadeo y obtener rendimientos en las inversiones. Por ello nuestro objetivo debe ser el de tener una base lógica para realizar las decisiones financieras.

El campo de las Finanzas es complicado y en la actualidad avanza a paso acelerado. Los mercados financieros son volátiles; las tasas de interés pueden subir o bajar abruptamente en un período muy corto. Las empresas son sometidas a procesos de reestructuración, y/o reingeniería con el fin de incrementar su eficiencia y su valor. En una economía global, los competidores no están solamente en nuestra ciudad o país, se incluyen también los que están cruzando el océano

Las Finanzas, han evolucionado en forma tal que constituye una rama independiente, con un gran crecimiento analítico, el cual ha sido el centro de gravitación de su desarrollo. Administrar una empresa, ya sea esta pequeña o sea una corporación, implica varias funciones. Las Finanzas juegan un papel extremadamente importante, ya que ella ayuda al funcionamiento de las diferentes actividades. Sin capital para satisfacer las necesidades de la compañía, ya sea para financiar el desarrollo o las operaciones cotidianas, no se podrán incrementar o probar nuevos productos, diseñar campañas de mercadotecnia, dar mantenimiento, y adquirir nuevos equipos, por ello la función del Gerente Financiero consiste en garantizar que este capital esté disponible en las cantidades y en el momento correcto, así corno al costo más bajo. De lo contrario una empresa no podría subsistir.

Las decisiones de la Gerencia Financiera deben ser vistas en forma integral, y no como decisiones aisladas. Las decisiones de inversión afectan las decisiones financieras y viceversa, las decisiones financieras afectan las decisiones sobre dividendos y viceversa.

Las Finanzas Corporativas, es creatividad, lo cual reside en el hecho de que esta disciplina es cuantitativa en su parte central, pero en su centro de actividad existe un significativo componente de pensamiento creativo, que debe ser aplicado a la solución de los problemas financieros.

En síntesis, las Finanzas es el estudio de cómo manejar los activos para obtener fondos y maximizar el valor de la Empresa. La Teoría Financiera consta de una serie de conceptos que nos ayudan a organizar nuestras ideas, sobre cómo asignar recursos a través del tiempo, bajo condiciones de riesgo e incertidumbre y conocer un grupo de modelos cuantitativos que nos permiten evaluar alternativas, adoptar decisiones y realizarlas. Los mismos conceptos básicos y modelos cuantitativos se aplican a todos los niveles de la torna de decisiones: desde la decisión de alquilar un automóvil o iniciar un negocio familiar, hasta la decisión de una gran empresa de entrar en la industria de las telecomunicaciones o la decisión del Banco Mundial acerca de cuáles proyectos de desarrollo se deben financiar.

Las Finanzas difieren de las ciencias puras, de la física, de la matemática y de la lógica, debido a que sus valores se establecen no de su simetría interna o de su consistencia, sino de su utilidad para resolver diferentes tipos de problemas. Se ha mencionado que las finanzas son difíciles y desafiantes, creo que cualquier dificultad surge no de la materia en si misma, pero si en la necesidad del Gerente Financiero o del estudiante de finanzas de examinar los problemas financieros desde muchos puntos de vista. Un buen analista financiero o gerente debe ser capaz de unir los aspectos cuantitativos y cualitativos para solucionar los problemas financieros y realizar varios análisis para resolver las situaciones. La Finanzas es por ello un arte y una ciencia.

Las Finanzas han llegado a un punto de importancia, en donde su cuerpo de conocimientos debe ser requerido para todos los estudiantes, que seleccionen el área administrativa y contable, sin importar que en el futuro opten por realizar un Postgrado en Finanzas. Al igual que la economía, la administración y la contabilidad, las finanzas, han madurado hasta el punto en el que este requerimiento realza el currículum de las Escuelas en donde el énfasis se perfila hacia las áreas administrativas y contables.

LUGAR DE LAS FINANZAS EN LAS ORGANIZACIONES

La administración es ante todo un proceso pues representa la actuación sistemática de los directivos, mediante la cual influyen sobre actividades interrelacionadas entre sí con el fin de lograr los objetivos deseados. Estas actividades relacionadas o funciones son: la planeación, organización, liderazgo y control. Veamos el papel que juegan las Finanzas en cada una de estas partes del proceso. Las Finanzas, dentro del proceso de dirección, poseen un doble carácter: por una parte, como subsistema dentro de la organización en su conjunto, representa un objeto de dirección; por otra, pueden ser utilizadas como instrumento de análisis, evaluación, orientación y control del proceso de dirección.

La planeación exige que los directivos anticipen los objetivos de la entidad y las acciones a seguir, y sobre ellos seleccionen los mejores procedimientos para alcanzarlos. En esta parte del proceso la Administración Financiera puede ejercer una influencia importante: ayudar al análisis y evaluación de las metas deseadas y las vías de alcanzarlas; y aportar criterios decisivos para la orientación de las proyecciones.

“Los directores financieros tienen la clave financiera para todas las decisiones críticas”; tienen la respuesta a dos cuestiones fundamentales, sobre las cuales se asienta cualquier proyección de la empresa: ¿es financieramente viable y conveniente las inversiones necesarias para alcanzar los objetivos proyectados?, ¿cuáles son las mejores alternativas de financiación?.

Excelentes proyecciones en la esfera de la producción, el posicionamiento en el mercado, la gestión de los recursos humanos, el desarrollo tecnológico, etc. pueden desestimarse si el análisis y la evaluación financiera indican que las inversiones que las deben respaldar no influyen positivamente sobre la Cuenta de Resultados o el Flujo de Caja; o si las condiciones del financiamiento son desfavorables. Por ello, las Finanzas pueden orientar a los directivos de la empresa hacia aquellos objetivos y acciones que no sólo sean más eficaces, sino también más eficientes; y seleccionar las mejores fuentes de financiación de las mismas.

La organización representa el proceso de distribuir y asignar las tareas, autoridad y los recursos disponibles entre los integrantes de la organización, en aras de lograr los objetivos de una forma eficiente. De esta forma, la entidad debe tomar una estructura organizacional que facilite la obtención de las metas trazadas y la eficiente utilización de los recursos. Aquí las Finanzas pueden influir como elemento de evaluación de la eficacia de la estructura organizacional de la empresa y compulsar, de ser necesario, a un cambio de la misma. Empero, ¿por qué las Finanzas pueden incidir directa y decisivamente sobre los cambios estructurales de toda la empresa? La respuesta es sencilla: en la actualidad los cambios en las organizaciones responden a las exigencias de la maximización del valor de la empresa; y es precisamente la función financiera la que posee mayores posibilidades de medir, analizar y dar seguimiento a la cadena de valor de toda la organización, detectando oportunamente sus debilidades y las posibilidades que brinda el entorno.

Durante muchos años, en el mundo académico, fue discutido el objetivo final de un negocio: ¿incrementar rentabilidad o maximizar riqueza? Sin embargo, hoy en día es ampliamente reconocido el papel hegemónico del valor sobre los beneficios contables. Esta tendencia y sus causas son expuestas claramente por Jeremy Brooks, Presidente de Price Waterhouse: “Corren aires de cambio. En la última década, más o menos, la mayoría de las empresas han presenciado la rápida transformación de sus actividades y del entorno en que operan. La mundialización, el cambio tecnológico y la creciente sofisticación de los mercados significan que, las empresas de éxitoestán sometidas a más presiones que nunca: si no se adaptan al nuevo entorno, perecen. Están descubriendo que la excelencia del producto ha dejado de ser suficiente y que centrarse en el beneficio tampoco basta. La clave para conseguir éxito hoy en día consiste en prestar simultáneamente un superior rendimiento sobre el capital, unas tasas de crecimiento sostenibles y una gestión proactiva del riesgo”

Aparece así un nuevo enfoque de gestión, basado en el denominado “shareholder value” o el valor para los dueños, que ofrece técnicas mediante las cuales se pueden analizar, reorientar y después gestionar las empresas para que se ajusten a los imperativos de creación de valor. Pero para ello, es imprescindible los cambios, no sólo en las concepciones de los directivos de las empresas, sino también en la estructura organizacional.

En la actualidad, la organización de la empresa debe responder a las exigencias de incremento del valor. Y para ello, es imprescindible conocer el valor creado o destruido por cada proceso y competencia de la empresa por separado. En realidad, hay dos formas de añadir valor a la empresa: disminuir la cantidad de flujos de efectivo que sale o incrementar la cantidad que entra; reducir costos o aumentar los ingresos. ¿Dónde disminuir unos y aumentar otros?; ¿qué áreas crean valor y cuales lo destruyen?; ¿qué estructura organizativa puede potenciar la creación de valor?. En este empeño, reiteramos que el área financiera, por la información que ofrece y la visión general de la cadena de valor, está en mejores condiciones que otras áreas de la empresa para inducir al cambio en la estructura organizacional.

El liderazgo, dentro del proceso de Administración, significa orientar, incidir y motivar a los subordinados y demás personas que se encuentran en el radio de influencia de la empresa, con el fin de que realicen las acciones necesarias para alcanzar los objetivos deseados. El liderazgo, implica, ante todo, la motivación. Pero, no sólo es necesario motivar a los subordinados, sino también a los superiores, dueños, inversionistas, clientes, provedores y demás personas, cuya actuación y decisiones pueden resultar importantes para lograr las metas trazadas. Pero debemos tener en cuenta que motivar representa, por un lado, transmitir energía, inspirar entusiasmo, trasladar a los demás una visión futurista y optimista; por otro, ofrecer seguridad y sentido de la realidad, tan necesarios al ser humano.

Trabajadores, superiores, dueños, inversores, proveedores y clientes buscan en el Director General, Técnico o Comercial, ante todo, entusiasmo, inspiración, e inclusive, osadía en sus decisiones. Pero esperan encontrar también la seguridad y la visión realista que el Director Financiero, mejor que otros, puede ofrecerle. No olvidemos que las Finanzas ofrecen la posibilidad de conocer oportuna y verazmente la situación financiera de la entidad y del entorno, los flujos futuros de caja, la tendencia en la creación de valor, aspectos sobre los cuales las personas implicadas con la empresa sustentan sus expectativas.

Por otra parte, el liderazgo incluye las potencialidades para ejercer las diferentes fuentes de poder del administrador: poder de recompensar, poder coercitivo, poder legítimo, poder referente, y poder de experto. Ahora, es muy difícil aprovechar estas fuentes de poder sin apoyarse en los resultados de los análisis y proyecciones financieras, pues ellos brindan información valiosa sobre el desempeño de los trabajadores y directivos, la visión del futuro, el conocimiento de las posibilidades reales de recompensa material, entre otras.

El control es un proceso continuo de seguimiento de las acciones orientadas a los miembros de la empresa, con el fin de asegurar el desplazamiento hacia la obtención de las metas. Con el control se garantiza que la empresa se encamine hacia el logro de los objetivos. Para ello, es necesario: establecer pautas y normas de desempeño; medir el desempeño y compararlo con las normas previstas; y emprender acciones correctivas si se detectan deficiencias o desviaciones de las metas.

Sobre el papel del control en la dirección Carlos Lage afirma: “…se necesita fortalecer los mecanismos de supervición y evaluación, elevar el control sobre todos los recursos… debemos ser capaces de detectar cuando una empresa está en retroceso, cuando está estancada o cuando progresa, y evaluar cada año a cada empresa y calificarla en correspondencia.” En el proceso de control las técnicas de Administración Financiera juegan un papel primordial. Independiente de los controles físicos, los cuales son en ocasiones muy costosos; y los controles cualitativos, necesarios pero a veces con una alta carga de subjetividad, el control de la gestión de la empresa a través de los mecanismos financieros cobra cada día mayor importancia, por su alcance y objetividad.

La información y el análisis financiero, por su capacidad de sintetizar en indicadores y tendencias la gestión global de la empresa y de cada una de sus áreas presta un servicio insustituible en el empeño de trazar metas objetivas, medir el cumplimiento de las mismas y detectar oportunamente las insuficiencias en la gestión. Podemos afirmar categóricamente, sin temor a equivocarnos, que los análisis financieros técnicamente profundos, que evalúan el pasado inmediato de la entidad y predicen el futuro en diferentes escenarios ponen al descubierto las insuficiencias más importantes en la dirección de la organización en su conjunto y de cada uno de sus procesos y trazan pautas para su corrección. Por ello, las Finanzas pueden servir a la Dirección como “panel de mando” que continuamente alerta sobre las fallas en la gestión, su implicación sobre la obtención de los objetivos y propone las mejores alternativas para revertirlas. De esta forma, podemos asegurar que la Administración financiera juega un papel activo dentro del proceso de dirección. Se trata no sólo de “administrar las Finanzas; sino también de “administrar a través de las Finanzas” con el fin de hacer la gestión empresarial más eficiente.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: